Siempre hace buen tiempo

All posts by pedromi

Si río, el universo ríe

Todo vibra en el Todo. No estamos separados. Si río, el universo ríe. Si lloro, el universo llora. “Cuando nace una flor, es primavera en el universo”.

Hoy voy a dar un pedazo de mi vibración a la causa del amor, la verdad y la libertad.

Mi pensamiento parece disolverse en la nada, pero es energía que contribuye a que se enciendan las estrellas.

Estaré bien en este instante para que tú te sientas mejor.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

En zapatillas

Leo en Jäger: “Si experimento que levantarme por la mañana y ponerme las zapatillas son actos profundamente religiosos, entonces he encontrado lo que significa religión. Pero sin una experiencia profunda esto no es posible”.

He puesto una pared entre lo divino y lo humano, lo profano y lo sagrado, y en esto está el drama. Cuando derrumbo esa pared hasta el cepillo de dientes, la arruga, el telediario y  el semáforo son parte del río de luz. No hay dentro y fuera sino unidad, plenitud y fuerza.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Paz en la pandemia

“Un niño para la esperanza” (Plaza de Olavide. Madrid) ©PMLamet

Una instantánea en medio de la covid-21. La anciana (arriba a la derecha) mira con interés, parapetada en su mascarilla, a la joven madre que vigila con amor a su bebé dormido.
Y la naturaleza cobija con su verde abrazo este triángulo de vida detenido por la foto en su tiempo y espacio. En medio de nuestras vicisitudes de enfermedad, inquietud y miedo, ésta constituye una imagen de paz inefable.
La vida sigue, como lo que es: un canto de amor y esperanza del ahora eterno. La quietud se refleja, como caricia de sol en el rubio rostro del niño, que recibe en silencio el amor de la madre. Viene espontáneamente a la memoria el Salmo 130 sobre el abandono confiado en los brazos de Dios:

Continue reading…→
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Amor de ausencia

   AMOR DE AUSENCIA

 Me anocheces, Señor, cuando te miro
 desde el silencio oscuro de la muerte
 y en el hondo agujero que es tenerte
 como  la nada  habita en un suspiro

 Porque en ese vaciarme  que respiro
 al olvidarme contigo de mi suerte,
 soy un velero que navega inerte
 hacia el mar del que vengo y al que aspiro.

 No dejes que mi alma se ate al puerto
 por  miedo de las olas y el futuro
 o que ancle mi nave en la querencia

 del fugaz mundo que se escapa incierto.
 ¡Arrástreme   tu viento al inseguro
 abrazo que me ocultas en la ausencia!

 Pedro Miguel Lamet

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

“DESPERTAR A LA PLENITUD: AUTOLIBERACIÓN INTERIOR”

El Centro de Espiritualidad Ignaciano de la Ciudad de México me invitó ayer a transmitir en directo esta conferencia sobre el Despertar Interior, de una hora de duración y 20 minutos de preguntas y respuestas, que ofrezco aquí para el que tenga la paciencia de escucharme. Asistieron en directo 130 personas de todo México y otros países latinoamericanos. Agradezco de corazón a los organizadores esta oportunidad y a cuentos tuvieron la amabilidad de seguirla. Ahora esta a disposición de todos en Youtube.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

“Para el presente amén, para el futuro aleluya”

Pedro Arrupe, durante su enfermedad


En estos tiempos tan tumultuosos me gusta recordar algunas frases del padre Arrupe, porque sin duda era uno de esos hombres que, como a él le gustaba decir, tenía “el futuro en la médula”. Quizás mi preferida es la última que pronunció antes de morir. La oyó el padre Mariano Ballester, SJ, que le atendió mucho en los últimos días de su vida y que durante su enfermedad le ayudó en la logopedia con mucha dificultad a hablar y escribir después de la trombosis que sufrió de regreso de su viaje a Tailandia y Filipinas.


Hoy, con la pandemia encima, las injusticias y locuras políticas que estamos viviendo, es toda una meditación:
“Para el presente amén, para el futuro aleluya”.
Tiene más miga de lo que parece. El pasado no importa. Pasó, no hay que darle vueltas. Alimentar el sentimiento de culpa por algo que se hizo mal es masoquismo, no sirve para nada. Sobre todo, al saber que el amor de Dios lo quema, los perdona. Darle vueltas a lo negativo del pasado es una forma de protagonismo absurdo, una falta de fe y una tortura inútil.

Continue reading…→
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Lluvia

La lluvia lava el paisaje y lo difumina como pintándolo a carboncillo, y detrás de los cristales vaga nuestra melancolía en busca del sol perdido.

La lluvia es el beso de Dios que fecunda la vida y hace florecer un futuro de primavera. Invita al recogimiento. Es el silencio mojado de las cosas, el retiro que se impone a sí misma la naturaleza para gozar más del estallido de los colores. Un periodo más del ciclo que nos conduce de dentro a fuera, de fuera a dentro.

En los días de lluvia podemos escuchar la música del cielo acariciar la tierra o ‟cantar bajo la lluvia”, sabiéndonos parte del mismo himno de amor. También aprendemos a añorar el sol. En los días de lluvia el mundo parece un jardín de monasterio y el corazón un huérfano solitario que sueña con la alegría. Esos días es como si el mundo entornara sus ojos para ver mejor entre la emoción de las lágrimas.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Te busqué desolado

TE BUSQUÉ DESOLADO

Te busqué desolado en mi dolencia,
niño enfermo que anhela solitario
divisar en el mar algún corsario
sobre el velero de su adolescencia.

Perseguía en los libros tu querencia
buscando el infinito en el diario
mirar tras la ventana un campanario
por repicar tu luz y tu presencia.

Al cabo de los años he sabido
que no debo buscarte, oh Dios, afuera
ni forzar tu llegada o el encuentro

que es detener un gozo perecido,
pues siempre el Sol estuvo en mi ribera
y en el Mar que me habita desde dentro.

Pedro Miguel Lamet
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Canto a Judas

¡Oh, sálvame, Judas, de mi Judas!
Era de noche y sin embargo el cielo
bajaba a tus pupilas con el tono quebrado
en son de despida con que el maestro había dicho
su adiós.
Chacales parecían los olivos, cuando hundiste
tus pasos en la tierra roja como sangre
en busca de un camino.
¡Ay Judas! ¡Qué cerca estás de mí!
De ese plano inclinado, de esa hambre de cosas,
de este afincarme en algo por si dura,
de esa envidia al que roza el trono del dominio.
Me he quedado con Juan escuchando el latido
o con Pedro confuso en la incierta jofaina de su miedo
y el alma se me escapa tras tus pasos de amigo y
 traidor al mismo tiempo,
de hombre sin más, a fin de cuentas.
Te he querido esta noche a la luz de Nissan,
porque eres mío, tan mío como el mundo
que se siente arrastrado por la oscura querencia
de ser alguien.
Vas a ser cardinal en la tragedia, el segundo
del drama.
Y abandono el cenáculo y salgo como loco
tras tus pasos. Pues contigo me duelo
y con todos los judas que se beben la sangre
de los pobres, los niños, las mujeres, los inútiles.
Detente, que aún es tiempo y al mismo tiempo corre,
que sin ti no es posible la cruz.
¡Oh, sálvame, Judas, de mi Judas!
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Dios sabe lo que me pasa, ¿por qué rezo?

Muchas veces me he preguntado ¿por qué rezar? ¿Para qué pedir a Dios algo que él ya sabe? Es más, según los mejores místicos, ¿para qué pedir a Dios algo que ya tengo, pues soy y estoy en Dios? Durante un tiempo pensaba que la oración de petición es como un guiño que se hace a Dios o una toma de conciencia de mi entronque con él.

Poco a poco fui comprendiendo que hay algo más: la movilización de una energía. Al rezar se mueve algo en un nivel superior, se activa una fuerza que atraviesa el cosmos, gracias al amor, que devuelve la conciencia de unidad y tiene valores terapeúticos, cura.

Varios médicos estadounidenses han estudiado las reacciones en enfermos por los que se rezaba en comparación por los que no se hacía así. Los resultados son sorprendentes. Aquellos por los que se oraban se curaban antes y mejor.

Además rezar, de camino, a mi me cura también, porque me reconecta con la energía del amor de la que estoy hecho. Por eso creo en lo que se llama curación a distancia y en la posibilidad de engancharte a nubes de negatividad (conjunto de pensamientos negativos) o de positividad. Dios está siempre y en todo, es cuestión de actuar su presencia o su ausencia. Cuando desaparece el yo, esa energía, crece. Las religiones muchas veces hablan de la inmortalidad del yo.

Pero lo inmortal no es el yo, sino lo que hay detrás del yo, aquello de lo que el yo es una manifestación. Es es el sentido de “el que no se niega a sí mismo…” de Jesús. Cuando mi ego desaparece la Energía Divina arrasa.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather