Siempre hace buen tiempo

A veces, cuando vuelves

 

 

A veces, cuando vuelves,

de nuevo soy aquel

que en bicicleta

renacía del mar

el aire y el silencio,

compañero de amor,

mi Dios de cerca;

y escucho en mí otra vez

el canto agudo

del piñón, lanzando la cadena,

mientras, azul el cielo,

volaban gaviotas.

Me renacen las teclas olvidadas

de un piano de agua

y de requiebros.

Oh voz, palabra familiar,

desde la sangre antigua,

llamándome otra vez

a ser del todo

una gota en el mar

polvo del aire,

y andar con los bombachos

soñoliento

por las olas sin rumbo

que inventa el horizonte.

 

Pedro Miguel Lamet

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.