Siempre hace buen tiempo

En torno a «Gran hermano»

Todos hemos sucumbido alguna vez a la tentación de mirar por el ojo de la cerradura. Los teóricos del cine aseguran incluso que el séptimo arte tiene algo de eso como fundamento psicológico y sociológico. Nos liberamos de nuestras propias historias escapando, por identificación con los personajes, con otras historias más dramáticas o divertidas que las nuestras.

De hecho la proliferación de programas sobre la vida privada de los famosos, llámese prensa del corazón o del cotilleo, da igual, responde al mismo fenómeno. Una sociedad aburrida busca alimentar su necesidad de novedad, morbosidad e historias ajenas, porque la suya ha perdido por lo general pasión y horizontes.

Todos sabemos que «El gran hermano» no deja de ser un juego y un programa de televisión. Pero estoy seguro de que va a dar mucho que hablar. Por el momento he visto poco a los miembros de esa curiosa pecera humana. Pero de partida ya me resultan un tanto rocambolescos los comentarios que se están lanzando sobre sus actitudes, sus lágrimas, su solidaridad y su pretendida «rebelión, como si fueran auténticas.No digo que sus sentimientos no sean reales, como el llanto de Maria José al salir o la amistad creada entre ellos. Digo que son cobayas y sus actitudes están provocadas por la presión

No es «El show de Truman». Yo no creo que esas personas puedan ser naturales, ni siquiera interpretarse a ellas mismas delante de una cámara y millones de miradas espiándoles. No entro en cuestiones éticas, sino en la credibilidad mediática y estética. Es verdad que en determinado momento uno tendrá que olvidarse de ese perenne ojo del Gran Hermano que les ve: Parábola incluso teológica del ojo sobre triangulo («Mira niña que la Virgen lo ve todo») de una visión demasiado antropocéntrica y agobiante de la divinidad. Pero el experimento no pasa en realidad de ser otra manifestación de la necesidad de convertir la vida en espectáculo. Del «reality show» ya hemos saltado a la jaula humana del circo televisivo.

Si la vida es sueño, representación, teatro, cine o inconsistente «maya» como dicen los orientales, ¿qué es «El gran hermano»? Ficción dentro de la ficción, gallos, fieras, cristianos o gladiadores lanzados a la arena por el Nerón de turno, para contentar a una masa de esclavos. Al final la ética se reduce a una profunda cuestión estética.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.