Siempre hace buen tiempo

El secreto del padre Rubio

San José María Rubio, SJ

Hoy, fiesta de José María Rubio, SJ es un buen día para conocer su “secreto”

Se diría que con el padre Rubio Dios quiso romper su propia baraja, pues como él mismo decía, el Señor “es muy amigo de que no se pongan tasa a sus obras”. Muchos se preguntarán: ¿El padre Rubio no es de otra época? ¿De qué puede servirme la experiencia del nuevo santo José María Rubio para mi propia vida? La respuesta es esta: seguir su camino sencillo hacia la felicidad. He aquí en seis pasos en qué consiste su manera de vivir el cristianismo.

Hacer lo que Dios quiere. ¿Y qué quiere Dios de mi? Dios te lo ha dicho y te lo dice a través de su hijo Jesús. Lee la palabra de Dios y sentirás dentro de ti cuál es esa voluntad de Dios sobre tu vida en concreto. Rubio pensaba que cada cristiano tiene su propio camino que hay que respetar.

. Querer lo que Dios hace. Dios transmite también su voluntad a través de los acontecimientos. Algunos pueden cambiarse, otros no. En todos ellos Dios me habla. No puedes cambiar la muerte de un ser querido o una catóstrofe, algunas enfermedades, etc. Entonces “quiere lo que Dios hace” y permanece en paz. “No busco más que cumplir la voluntad de Dios”, repetía José María.   

 Contempla a Jesús; vaciaras tu corazón y te llenarás de Dios. Él obrará en ti maravillas. Era el gran secreto del padre Rubio, vaciarse de sí mismo hasta el punto de que la fuerza de Dios pasara por él. Y eso él lo hacía “contemplando la humanidad de Jesús”, focalizada sobre todo en su Corazón, “camino, verdad y vida”.

 Se mensajero de Dios, vive ahora como lámpara encendida. Se trata de intentar vivir en presencia de Dios continuamente, como una bombilla siempre enchufada a la gran Central de energía. Entonces, incluso sin hablar, transparentarás esa luz, como dice San Ignacio en su “Contemplación para alcanzar amor”.

 Tú, hombre de la calle, puedes aspirar a la mística. “Es posible en este mundo comunicarse con el Dios infinito”. Basta desearlo y dejarse inundar de Dios.

 Sé un hombre para los demás, especialmente los más débiles y dales un poco de tu tiempo, como hizo el padre Rubio con los pobres, solitarios y marginados de la sociedad. El amor es contagioso,

Este es el sencillo camino del padre Rubio hacia la felicidad. A veces vendrá marcado por la cruz y el sufrimiento, pero siempre lo sentirás atravesado por una alegría que destierra el miedo, porque es una espiritualidad basada en la humildad, la confianza y el desprendimiento de uno mismo. Si lo haces, pronto advertirás que Dios obrará a través de ti auténticas maravillas. Nunca digas soy demasiado débil o demasiado pequeño para ser feliz, sino acéptate así como eres para que Dios actúe en ti como con el padre Rubio.

como-lampara-encendida-vida-de-san-jose-maria-rubio
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.