Siempre hace buen tiempo

Los pies en el escenario

Representación de El Gran Teatro del Mundo

No nos equivoquemos. Un día puedes tener un resplandor de luz. Relativizas el trajín de cada día y te dices, ‟la vida es otra cosa”. Pero desengañémonos, mientras vivimos, no podemos prescindir del personaje que estamos representando en el Gran Teatro del Mundo. Y a veces llegamos a creer que somos realmente ese personaje, el ego pequeño: el futbolista, el ingeniero, el funcionario, la seductora, el poeta o el albañil.


No hay teatro sin personajes. Tenemos que interpretar algún papel para vivir, si no, estaríamos muertos. Cualquier día te das cuenta y dices: ‟¡Caramba si era sólo un papel!” Eso ocurre, cuando te apercibes de que llevas una máscara, un disfraz. Y cuando te has fundido con algo que trasciende lo anecdótico, un fuego impersonal que quema el ego, descubres lo que realmente era: un pensamiento, un sueño, un parpadeo en la pantalla de cine.


Detrás está la luz infinita que permanece
, mientras se suceden unos u otros fotogramas, que componen la película de tu historia. ¡Parecía tan real! Pero mientras estás en escena tienes que bandearte en el campo de juego del ego; no hay más remedio. Uno de los errores de algunos falsos místicos es pretender desencarnarse, refugiarse en las nubes antes de tiempo. Son un fracaso, su mensaje no llega a nadie. Hay que vivir aquí y ahora.


Se trata de aceptar las reglas del juego y tener capacidad de verse al mismo tiempo desde las gradas del espectador. Jesús lo dijo así: ‟Estar en el mundo, pero no ser del mundo”. ‟Mundo” en la segunda acepción significa quedarse en la superficie, en el personaje, el ego raquítico de la ilusión y el engaño. Expandir la conciencia y ver no es huir, es vivir a tope. Que la rosa es fugaz y eterna.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.