Siempre hace buen tiempo

¿Dónde andaba el Espíritu antes de Pentecostés? ¿Qué hace ahora?

Capilla del Obispo. Tenerife

Hoy llegamos a la cumbre de la Pascua. Jesús redondea su promesa. A los cincuenta días –eso significa Pentecostés-, envía su espíritu transformador a sus amigos reunidos con María. Pero el Espíritu Santo ¿es realmente algo nuevo? ¿En qué se ocupaba el Espíritu antes de aparecer en Pentecostés? ¿Tenía Dios abandonado al mundo antes de este gran acontecimiento? ¿Qué añade su venida histórica?

                Primero en Dios no hay tiempo, sino eternidad. Para nosotros entra en el tiempo con la creación. Nos dice el Génesis (1.1) que la tierra era un caos oscuro y “el Espíritu ( ruah o pneuma) el viento de Dios, “aleteaba sobre la superficie de las aguas”. Dios sopla el espíritu sobre el barro y nace Adán. Según Isaías es “sabiduría, inteligencia, consejo, fuerza, ciencia, piedad, temor de Dios”. (Is 11:2). Penetra en Ezequiel y dice: “pude escucharle” (Ez,2,2) Y su fruto, según Pablo en Gálatas, es: “amor, gozo, paz, tolerancia [paciencia], benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.” (Gal 5, 22-23). Habla y actúa en los Hechos: “Reservadme a Pablo y Bernabé”.

                O sea que el Espíritu ya estaba trabajando antes de Cristo desde la creación.

                Pero curiosamente para la gente resulta más invisible que el Padre y el Hijo, a los que traducimos en imágenes conocidas: el Padre Eterno y el Hijo del Hombre, porque, ¿quién no sabe lo que es un padre? Y a Jesús lo reconocemos como un personaje histórico, uno de nosotros. Sin embargo en nuestro lenguaje todos lo conocemos: “Ese tiene mucho espíritu”, “es una persona muy espiritual”.

No lo vemos, pero lo sentimos: Cuando alguien sale de su egoísmo y ama. Lo reconocemos, por ejemplo, estos días en tantos médicos y enfermeras que se entregan a los enfermos, sean o no creyentes. Lo percibimos en la mirada pura de un niño, que nos supera. Lo intuimos en una sinfonía, un poema, una puesta de sol, un descubrimiento científico, cualquier obra de arte, e incluso en la superación del sufrimiento. San Ignacio de Loyola lo ve cómo se nos regala cada día en su “Contemplación para alcanzar amor”. Y San Juan de la Cruz: “Pasó por estos sotos con presura/ y yéndolos mirando/ con sola su figura/ vestidos los dejó de su hermosura”.

¿Qué añade Pentecostés? Irrumpe un viento, viene fuego sobre cada discípulo, fuerza tumbativa, superación del orgullo de Babel para ser entendidos por encima de la separación de razas y lenguas, y sobre todo en lo más difícil, el poder para perdonar los pecados y la gracia de sentirnos perdonados que es tanto como regenerarnos. Rompe las tapias que nos dividen, da ánimo y alegría, hace que unos paletos pescadores pierdan el miedo y se atrevan a todo, se derrama en los gentiles por la predicación, inunda las cartas de Pablo, vivifica, libera, santifica.

“Donde hay Espíritu de Dios hay libertad”, resume Pablo.

San Agustín lo ve como consustancial con el Padre y el Hijo, y concreta que es el amor que ambos se tienen. Santo Tomas explicita más esa procedencia de la tercera persona de la Trinidad. Antes y después ha habido un sinfín de teorías, controversias, herejías.

 Me quedo con que el Espíritu es el abrazo eterno que se dan el Padre y el Hijo.

Por eso, desde siempre el Espíritu estuvo en el hombre y en la naturaleza, en el amor y en la belleza, y sobre todo en el fondo de su corazón. Lo encontraron los profetas, los salmistas, cualquier persona que le busque en el ancho mundo. Ahora, con la pandemia ha roto de alguna manera de nuevo el orgullo de Babel.

Con la resurrección de Jesús, el Espíritu Santo -irradiación de su presencia-, ha sido derramado en nuestros corazones y hace fluir permanentemente una corriente de vida, cuyo dinamismo atraviesa el universo, la historia y los corazones de todos los seres humanos, realizando la nueva humanidad. Teilhard de Chardin supo ver en el ritmo de la vida y de su evolución en el fondo del cosmos y del mundo, un Centro divino, un impulso que late con la apasionada energía del amor y la compasión, en el Corazón de Jesús. Estuvo siempre en nuestro mundo, pero desde la resurrección de Jesús, está más.

Para verlo solo hay que abrir los ojos del alma.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

1 thought on “¿Dónde andaba el Espíritu antes de Pentecostés? ¿Qué hace ahora?”

  1. Soplo sobre el barro su aliento de vida y aquel barro se convirtió en viviente… somos todos un poco de barro alentados por el Espiritu Gracias

Responder a Margarita Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.