Siempre hace buen tiempo

Predicar el silencio

San José María Rubio, SJ

Cierto predicador gozaba de unánime reconocimiento por su elocuencia, pero en la intimidad confesaba a sus amigos que sus brillantes discursos no producían ni de lejos el efecto que lograba un Maestro espiritual con sus sencillas sentencias.

Asi que se fue a convivir algunas semanas con aquel  Maestro.

-¿Has logrado conocer la razón de su eficacia? -le preguntaron sus amigos.

-Si, cuando él habla -respondió el predicador- sus palabras expresan el silencio. Las mías, en cambio, sólo expresan el pensamiento.

* * *   * * *

Cuando el santo padre Rubio predicaba era un desastre desde el punto de vista de la elocuencia. Sin embargo llenaba tanto la iglesia o más que el padre Torres que era otro predicador jesuita de campanillas. Es más un día que Rubio predicaba, su provincial fue a oírle al coro de la iglesia. Cuando salió, comentó: “Si yo predicara así, se me caería la cara de vergüenza”. Al  bajar a la calle se tropezó con una feligresa, que le comentó:

-¡Qué maravilla! ¿Ha visto como predica el padre Rubio?

-¿Y qué es lo que más le gusta, mujer?

-No, no es lo que dice, es lo que siento.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.