Siempre hace buen tiempo

Cuando no estoy

“Cuando no estoy, estás tú”

Cuando no estoy, estás tú,
y cuando estás, amanece
ése yo sin figura,
que, dormido, más que nombre
y deseo o poder o residencia
es río, manantial, ola y abrazo
de este pasar en busca de su Ser
que es tu presencia.

Me miro en ti, cuando camino
sin camino, como un niño
que acaba de nacer y nada solo
en el mar en que nadaba
antes del tiempo.

Te vuelvo a ver mirándote en el lago
detrás de la violeta y en el trino
de un jilguero que canta para nadie.
Soy un pedazo de ti en este mundo
y un ciego cegado de dulzura
que despierta si muere cada día.

Soy el fuego de un beso que tú diste
en tránsito a su hoguera, y una gota
de un agua que no cesa de brotar
y solo descansa si se olvida
de sí misma por refrescar la tierra.

Cuando no estoy, estás tú
y al tu venir,
me llamas “siempre”.

Pedro Miguel Lamet

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

1 thought on “Cuando no estoy”

  1. Y es esa dimensión”la casa sosegada”
    la “soledad sonora”,
    la profunda acogida
    de una infancia infinita
    que aumenta con los años
    donde todo comienza a cada instante
    y todo está poblado
    compartido, radiante
    hasta en la sombra
    sin pedirle permiso
    a la costumbre
    ni a la escarcha del tiempo.
    Solo ese Tú gozoso
    hace que cada ‘yo’
    sume un nosotros
    inevitablemente entretejido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.