Siempre hace buen tiempo

Monthly Archives: junio 2018

Soy armonía

Esta foto de la Vía Láctea tomada una noche de verano nos evoca a Pitágoras, el filósofo y matemático de Samos, que unos 400 años ante de Cristo, enseñaba:

Si se os pregunta ¿en qué consiste la salud?, decid: en la armonía. ¿Y la virtud?, en la armonía. ¿Y lo bueno?, en la armonía. ¿Y lo bello?, en la armonía. ¿Y qué es Dios? Responded aún: la armonía. La armonía es el alma del mundo. Dios es el orden, la armonía, por lo que existe y se conserva el Universo.

Una de las más recientes teorías físicas describe a las partículas elementales no como corpúsculos, sino como vibraciones de minúsculas cuerdas,

Continue reading…→

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Lucidez cósmica

El yo bien conectado no depende de que las cosas estén a su servicio, de que se convierta en el centro del universo, de que lo jaleen. El yo sano es contemplativo. Todo grita y se armoniza desde el fondo de su corazón.

Pero hoy solo sabemos ver y escuchar por las pantallas y los auriculares de la compra y venta, del éxito, de la belleza convencional que dictan los grandes de la moda y la cultura; de los grandes oligopolios y multinacionales de la comunicación; de lo que es in y super o hiper o ‟fenomenal”, de lo que renta.

Casi nadie mira a la violeta escondida detrás de la roca.

Sin embargo mi energía es sólo una chispa de la hoguera del universo. Mi conciencia es solo un resplandor de todo el sol.

Solo alcanzo lucidez si estoy conectado a esa luz superior y total.

Cuando no me limito a mi mismo por mis propias ‟chorradas”, despierto.

El silencio me hace crecer en todas direcciones, me expande, me libera.

Yo hago silencio cuando me suelto a mi mismo, y suelto ideas, esquemas, formulaciones. Perderse es encontrarse. (Lo decía Jesús de Nazaret. Lo que pasa es que lo han estropeado con ascética, cilicios y mortificaciones. Él se refería al ego, al personaje ese en el que hemos centrado todo).

De esta forma asisto desde lo que aparece a lo que no aparece, de lo visible a lo invisible, de lo particular a lo universal, de lo terrenal a lo cósmico.

Uno con el mar. Uno con el fuego. Uno con el aire. Uno con la tierra.

Cuando más allá esté, más aquí me descubriré. Mirar es renacer. Te abrirás a lo cósmico en cada brizna de la realidad.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Soñar contigo

 

         SOÑAR CONTIGO

Tuve que soñar contigo a solas

y buscarte en el mar de adolescente

para encontrar esa paz evanescente

que ocultaba tu brisa entre las olas.

Te aguardé por la noche entre farolas

como un novio que espera entre la gente,

y te escribí mis versos impaciente

para encontrar el sueño que acrisolas.

Me he hecho niño, Señor, aquí sentado

frente aquel mar que a veces ya no encuentro.

Aunque tras muchos años he aprendido

que ese sol que me nace o que se ha ido

tras la rosa, el dolor, la luna, el prado

eras tú que soñabas desde dentro.

Pedro Miguel Lamet

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

La edad del corazón

Un anciano entre don Quijote y Sancho, estatuas en Alcalá de Henares

Hoy se ha puesto de moda usar la palabra “viejo” como un insulto, y pensar que ser joven es un mérito, una cualidad. Como si el ser joven o viejo fuera evitable por la persona. En la antigüedad los viejos gobernaban la cosa pública. De ahí viene la palabra Senado, constituido por el consejo de viejos, que tenían la suficiente madurez y sabiduría para tomar las grandes decisiones de un país. La experiencia y el conocimiento adquiridos hacían de los viejos las personas más respetadas del lugar.

Hoy nadie quiere ser viejo. Es más hay algunos que rechazan la palabra “abuelo” o “abuela” aunque tengan nietos. La razón de esta actitud está a la vista. Vivimos una sociedad donde lo que se cotiza por encima de todo es la juventud, la forma física, la estética del cuerpo, el goce por encima de todo. No hay más que ver la tele, la publicidad, la escala de valores de la gente.

A los viejos se les arrincona,

Continue reading…→

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Relanzamiento de “El retrato secreto”

 

El tribuno romano Suetonio, historiador y poeta, es enviado de incógnito por el emperador Tiberio a Palestina para investigar sobre las revueltas de los nacionalistas zelotas y las discutidas decisiones políticas del prefecto Poncio Pilato. Durante el viaje, en el que le acompañan el filósofo Aristeo, su lugarteniente Glauco y la esclava judía Raquel, con la que mantiene una ambigua relación amorosa, se interesa por la figura y doctrina del profeta rural Jesús de Nazaret, que ha sido crucificado hace cuatro meses en Jerusalén.

Durante sus pesquisas y correrías el orgulloso y escéptico romano investiga, para elaborar su informe, a los seguidores y amigos del galileo: desde Zaqueo a Pedro, pasando por María de Magdala, Andrés, Lázaro, Juan, Leví Alfeo, Nicodemo y la propia madre de Jesús, junto a la anónima gente del pueblo, así como las claves más significativas de la historia, la cultura y la política de la sociedad judía del momento.

Pedro Miguel Lamet nos traslada en esta novela a la tumultuosa historia del país de Jesús bajo el dominio del Imperio romano, y, mediante el viaje iniciático de Suetonio, nos ofrece, con viveza y rigor, un perfil humano y espiritual del fundador del cristianismo, basado en las más recientes aportaciones y descubrimientos sobre el Jesús histórico.

COMENTARIOS Y RECENSIONES

ADQUIRIR EL LIBRO ON LINE EN

Ediciones MENSAJERO

AGAPEA

EL CORTE INGLÉS

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather