Siempre hace buen tiempo

Comentario del poeta Emilio del Río, a «Las palabras vivas»

No me resisto a dejar de reproducir aquí la carta que me envía el gran poeta jesuita, ya octogenario, pero como se ve joven en su sensible apertura a todo Emilio del Río, pues se trata de un comentario generoso que aprecio más por venir de tan gran persona y excelente poeta.

Si queréis conocer  algunos de sus poemas, podeís encontrarlos AQUÍ

Gracias, Emilio, por este maravilloso regalo.

Querido Pedro Miguel Lamet:

En este libro tuyo, Las Palabras VIVAS, no tenías que manejar cantidad de documentos, como en El último Jesuita. Pero si una red de problemas que indicas al abrir el apéndice. No es, dices, un libro de exégesis, un ensayo, un relato de acción, un tratado sobre el evangelio de Juan, “aunque pueda llegar a contener algo de todo eso”. Y tanto que sí. Incluso otros géneros como prosa poética (principio de capítulos) o textos espirituales íntimos –místicos-.

Esto sí era una aventura: alzarlo en pie, tejiendo un libro de palabras vivas –en ti, no ya sólo en Juan- Y ello se ha realizado porque has sido fiel a ti mismo, a tu apertura, a tu viva y flexible sensibilidad. Yo estoy contento de nuevo con este resultado tuyo, el de encontrarte cerca del misterio, muy humanamente y muy sobrenaturalmente, como diría el p. Ángel; siempre paleta en mano, palabra sobre palabra, esculpiendo frases afortunadas, nuevas, -y muy viejas-, que a veces se quedan temblando, de modo que el lector siente que se queda parado, como tratando de todo esto memorar y entender; algo como lo que dices que dice tu Juan de Jesús: cuando él decía algo “se paraba el mundo”.

Este libro se abre de golpe en la Isla al atardecer, a la entrada en cueva, en la noche, bajo la tormenta, entre los papiros, en el rayo, en la éxtasis, en la misión. La visión que ofrece la memoria, porque es sobre todo una memoria, la tuya, lo que tienes para hacer tu libro; como san Agustín comienza sus Confesiones tratando sobre la memoria. Porque es sobre lo que Dios ha hecho, ya, sobre lo que podemos hablar; a partir de la memoria contemplativa –nada más creador-.

Plasticidad de tu evocación. Al abrir cada capítulo eres pintor, eres poeta, y de veras. Los cierras, volviendo a ese latido –vehicular del texto-. Invitas a compartir un latido, el del discípulo y el del Señor, que él escuchó en la cena reposando en su costado.

Tu libro, tú en él, tratas ante todo de acercar al lector a ese Latido. Y lo haces con las palabras múltiples, desde niños, que deben abrirse –¡qué análisis haces!-, hasta que se hagan hijas y hermanas de la Palabra, el Hijo, la Palabra total, del Padre. Las cosas sorprendentes lo son con tal frecuencia que habría que indicar al margen muchas anotaciones, pero para borrarlas luego y dejar tu libro limpio como él es. Despiertan la mente a lo que Juan siente, a lo que dice, a lo que dice Jesús; van enhebradas en el amor y la Vida que son su búsqueda, porque son su impulso.

Tengo que dejarlo aquí. No quiero abrumar con palabras mías tu limpio texto. Anoto la impresión tan grata del libro. Papel, letra, color, encuadernación, cuadro elegido . -de Francesco Furiri- y la composición de portada por Pedro Galván Lamet ¿?* han dejado un libro muy bello, manejable y firme. Que Dios te bendiga, querido Pedro, por esta nueva ofrenda tuya a la gente, para que abran su corazón y vean la Luz. Un fuerte abrazo con todo cariño, en Cristo, el Señor,

Emilio del Río, s.j.

* Sobrino pintor del autor del libro.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

3 thoughts on “Comentario del poeta Emilio del Río, a «Las palabras vivas»”

  1. Por favor, por favor, por favor!!! Pedro Miguel, ¿dónde puedo comprar este libro? Estoy deseando. En internet sólo lo he visto en Ediciones Paulinas. No está en Casa del LIbro, ni en el Corte Inglés, ni en Amazón. Lo he solicitado en una papelería de mi ciudad donde consiguen libros dicen que incluso de ediciones paulinas. Si no, no voy a tener más remedio que pagar el doble con tal de tenerlo por la web de Paulinas. Ay! ¿Por qué lo han puesto tan difícil la venta? Bueno, que estoy deseando leerlo. Espero que pronto lo tenga entre mis manos y saboree a mi apóstol favorito (la verdad es que el mío es Pedro, todo pasión pero Juan es mi favorito como evangelista). Te queremos. Ánimo. Tus libros son preciosos. Un abrazo fuerte fuerte. Rocío.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.