Siempre hace buen tiempo

En la entraña de un mundo que no entiendo

Anochecer en Alvor (Portugal) PML
 AMANECER
 
 
Con el frescor primero, como un canto,
nacían los colores  a la vida
desde el sol desleído en rosa pálido;
y agorera la noche despedía
aquella sombra que dejó tu llanto,
 
aquella sombra que muere cada noche,
cuando se duerme el cuerpo,
y el alma sin quebranto
vaga sola buscando entre las nubes
el cobijo que le de un abrazo
 
por ensayar cada día este estar muerto
que es vivir sin vivir el desencanto;
y para luego despertar contigo
y mirar desde el alba el rostro amado
 
en que nací a luz, por siempre amanecido
,
oh Dios que habitas de amor acurrucado
en la entraña de un mundo que no entiendo
y en el secreto temblor de mi regazo.
 
Pedro Miguel Lamet
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.