Siempre hace buen tiempo

Espejo

Foto: Paraná. Frontera entre Argentina y Paraguay (©PMLamet)

¿Quién es ese que me mira desde el espejo y que cambia cada día como una crisálida?¿Se parece al niño que se contemplaba en otro espejo de la infancia, pegado quizás al rostro de mamá? ¿Se parece al adolescente que se peinó calibrando los matices de su rostro  por  primera vez? Podría ser una máscara de quita y pon, como las que los griegos usaban para el teatro y llamaban ‟persona».         

   Este ego que soy, el que nació en tal sitio, estudió en tal otro y hoy tiene esta profesión, aquella novia, amigo, casa o esposa/o, ese pequeño o gran nombre se desvanece como un plano cinematográfico en la pantalla, para dar paso a otro y otro y otro…en el cambio  que implacablemente marca el reloj.           

Hoy he descubierto que no soy ese; que esa es mi cáscara, mi apariencia, mi ego humano que se transforma sin parar y siempre se queda insatisfecho.     Ese es mi personaje en competencia conmigo mismo, siempre creyéndose  centro del universo.           

  Hoy he mirado más allá del espejo y percibí otra mirada sin rostro que desde el fondo de mi me daba paz y decía: ‟Descansa. Lo tienes todo, eres todo». Aquí y ahora.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.