Siempre hace buen tiempo

Sueños de verano

  Algo cambia dentro de nosotros cuando llega el verano. No solo hacemos las maletas y preparamos con interés unos días de vacaciones. Se diría que un secreto “chip” de nuestra alma cruje en nuestro interior cambiando el ritmo de la vida y hasta nuestra manera de entenderla en este tiempo del año que trae, como decía un viejo escritor de almanaques, “días largos para el amor, y para el sufrimiento noches cortas”.

En las noches de verano los sonidos se amplifican como el canto de los grillos, y desde lejos siempre nos llega alguna música de orquesta o tocadiscos incierto que habla melancólicamente de un tiempo huido o un amor imposible. Como dice Lugones: “El calor, de vibrante, parece sonoro”. Verano sabe a mar o huele a montaña, o permite que escuchemos nuestro propio pulso otra vez, asomados al malecón del puerto o  volviendo a pasear aquel paraje del pueblo y de la infancia.

A todos nos ha ocurrido algo en un verano: el primer cate, el primer amor, la primera ausencia. Y todos hemos despertado a algo en vacaciones: a la adolescencia, la lectura, la fe, la soledad, el encuentro con las cuartillas, el diario personal o un amigo extranjero que nunca volvió.

Con este modo nuestro de descansar a base de sueños, dormidos o despiertos,  te deseo lector que el tiempo libre pare de momento tu reloj para ponerlo en hora con el no-tiempo donde recobramos la armonía perdida.

Y que , si el verano no puede ser para ti “la estación de la dicha”, como la definía nada menos que Maeterlink, al menos sea la del reposo y la que permite los encuentros, el dolce far niente y sobre todo ocasión dar rienda suelta a  nuestros sueños. A veces la Nada es el Todo, como diría San Juan de la Cruz o, más de andar por casa, Gloria Fuertes:

Llevo seis semanas mirando el mar.

Leo, escribo algo,

—paz, silencio—.

 

Mi habitación sobre el mar

parece un barco

Voy sin nadie.

Navego a la nada.

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.