Déjame que recline la cabeza

Para nuestro mundo agobiado y para tanto corazón entristecido, siempre he encontrado mucho consuelo  en la imagen de Juan, el discípulo predilecto, con su cabeza reclinada sobre el pecho de Jesús. De hecho este es el bajo relieve que, en version ingenua y sencilla, tengo sobre mi cama.

Hoy en plena Semana Santa le dedico este soneto:

DÉJAME QUE RECLINE LA CABEZA

 

Para seguir la huella de mi suerte

y descubrir el gozo de la vida,

penetrar necesito por tu herida

hasta el misterio oculto de la muerte;

 

para buscar la clave de esta fuerte

tensión entre el amor y la partida

de todo cuanto huye y cuanto anida

en un mundo vivo y a la vez inerte,

 

déjame que recline la cabeza,

cansada de pensar en esta noche,

sobre tu pecho lleno de dulzura

 

y, como a Juan, alumbra la certeza

de una luz que brilla a medianoche

porque solo la enciende tu ternura.

 

Pedro Miguel Lamet

This entry was posted in Jesús de Nazaret, Poemas. Bookmark the permalink.

One Response to Déjame que recline la cabeza

  1. Carmina says:

    Estimado Pedromi, está tarde he leído tu poema, me provocó, hacer reflexión, del significado sutil y sensible, del reclinar la cabeza en el regazo, de quién te brinda, seguridad, plena y te da ternura, es una sensación tranquilizadora, que te va inundando en esa emoción que va recibiendo el cuerpo como * música relajante en la frecuencia que resuena y armoniza en los 432 Hz Recibe como siempre, apreciado amigo de la red, desde esta tierra mexicana un grande abrazo. Carmina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.