Afinar el violín

La violinista Lucía Luque

La tarea de una vida es como la de un gran músico con su violín.

Tiene que afinarlo para que alcance la gran armonía con toda la orquesta. Cuando suena así, a su tiempo, sin desafinar, contribuye al milagro artístico de la sinfonía.

Afinar el ego no es hacer mortificaciones, ni negarse a la vida, ni renunciar a nada. Es ser capaz de ir más allá de él mismo y observarlo. Cuando se armoniza con la sinfonía , él sólo  se afina, ocupa su puesto con el acorde justo.

Lejos de lo que mucha gente cree, esto no es un acto de voluntarismo.

       Es dejarse ser, no poner trabas, perderse en el maravilloso poema sinfónico de la vida. Como un pétalo, un árbol, un valle, un ave, un insecto, un río o una montaña, el ego tiene también su papel en el poema del universo.

     El concierto se estropea cuando un instrumento se empeña en destacar en todo momento o cuando suena cuando no le corresponde entrar en la partitura. No hay como mirar a los ‟famosos”,  determinados políticos, modelos, periodistas, escritores y estrellas de cine que no paran de figurar. Es el ego ridículo que dice ‟aquí estoy”.

      Afinar el ego es hacerlo tan sutil que no estorbe con sus condicionamientos, que no son más que creaciones de su mente, y resituarlo para que deje ver..

y escuchar la armonía del resto del universo.

 

This entry was posted in Autoliberación. Bookmark the permalink.

2 Responses to Afinar el violín

  1. Rebeca Mendoza says:

    Muy bello mensaje como todos los mensajes que nos regalas, una valiosa enseñanza para la vida. Que hermosa comparación con los instrumentos de una orquesta en la que todos son importantes, no hay sinfonía si falta uno. A mí me gusta la expresión “dejar fluir la vida de la misma manera que fluye el rio”.
    Lo importante es dejar claro el rol que tiene el ego así como los instrumentos que forman la orquesta. En toda orquesta hay un director que es el que conoce la partitura e indica a cada instrumento cuando debe entrar en acción y armonizar con los demás instrumentos para así darle vida a la sinfonía.
    Si el ego es el controlador nos quita la libertad y no nos deja elevarnos para poder escuchar y apreciar la sinfonía universal y la danza cósmica.
    Mis saludos y deseos por una semana santa de refleccion y una alegre Pascua de Resurrecion.

  2. Carmina says:

    Pedromi, buen día para ti, muy ,original tu reflexión y muy *musical, te comento que hace poco tiempo, inicie un chat con excompañeras de la carrera y claro que tomaré está reflexión para no *desentonar,
    . Gracias y recibe fuerte abrazo .Carmina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.