Siempre hace buen tiempo

Hasta los dientes

Decía Einstein, con humor, que «la próxima guerra mundial se llevará a cabo a pedradas», quizás porque en éste, como en otros temas, vamos hacia atrás como los cangrejos. Me vino a la memoria tan lúcida frase, cuando me tropecé ayer con la noticia de que los españoles vamos a comprar misiles, según Trillo para proteger Ceuta y Melilla.

Cuando cayó el muro y terminó la política de bloques, se sentenció el fin de la guerra fría y se comenzó a un lento pero progresivo desmantelamiento de misiles en las grandes potencias. Por un momento pensamos un tanto ingenuamente que ya no dependíamos de algún político loco que apretara ese botón diabólico que podía hacernos saltar en pedazos. Parecía que las palabras y los hechos de Gandhi y Luther King, por no hablar de su predecesor Jesucristo, y su lucha no-violenta comenzaban a echar raíces en nuestra sociedad.

Luego observamos cómo los estadounidenses tenían que dar salida a sus importantes fábricas de armas y empezaron a buscarse enemigos peligrosos en Irak y Yugoeslavia y a bombardearlos en directo por televisión. Como nosotros, hasta ahora, no hemos sido un país especialmente rico, pues seguíamos quitando el óxido a nuestros viejos tanques y acorazados. Es más se limpió la imagen heredada del franquismo del Ejército a base de misiones de paz en Bosnia.

Pues bien, parece que ahora disponemos nada menos que de un billón de pesetas para gastárnoslas en sofisticadas armas con el fin de «disuadir» a nuestros enemigos y defender Ceuta y Melilla. ¿Qué diríamos si el Reino Unido decidiera instalar baterías de largo alcance para defender Gibraltar? Es decir, vamos a entrar en el club de los armados hasta los dientes. No tenemos dinero para legalizar a inmigrantes ni para el futuro de las pensiones y sí miles de millones para instrumentos de matar. Nuestra derecha gobernante se autodenomina democristiana. Pero aquí no cuentan las palomas de Cristo sino los halcones de Bush.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.