Siempre hace buen tiempo

¿Qué queda de ti y de mí?

Estos días de primavera, al pasear entre tanta belleza me siento  aún más fugaz  que en los días de otoño o invierno. Pues también cuando todo florece se mueren los amigos y ¡dejan tan poca huella! Vuela el tiempo. ¿Qué queda de mi, de nosotros después de tanto empeño por dejar huella? Busco la respuesta en este soneto:

           

          FUGACIDAD

Todo queda colgado en un instante

al besarme en la frente esa sonrisa

con que al pasar me rozas con tu brisa

y me dejas prendido y vacilante,

 

como una flor sin agua o un amante

que corre, huye,  se esfuma tan deprisa

cual la estela suave e imprecisa

que un perfume te deja suplicante.

 

¿Quién soy yo? ¿Cuánto duro, qué presumo

al llorar, escribir y diluirme

en este andarme a solas por el prado?

 

¿Acabo de llegar o estoy por irme?

¿Seré como Quevedo  solo humo?

“Polvo serán, más polvo enamorado”.

 

 Pedro Miguel Lamet

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

1 thought on “¿Qué queda de ti y de mí?”

  1. Me encantan sus poemas. Tambien los artículos que escribe en la revista «A vivir» del Teléfono de la Esperanza.
    El ultimo que acabo de leer: un corazón con dos pistolas. Certero y lleno de sabiduría. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.