Siempre hace buen tiempo

Genoma inhumano

Mucho antes de lo que imaginamos el guardia de la esquina nos va a pedir el genoma en vez del carnet de conducir. Y no faltarán quienes intenten salir mejor en la foto mediante un lifting genético a la hora de enviar su curriculum.

Y no es ciencia-ficción. La empresa Burlington Northern Santa Fe Railroad acaba de ser acusada en Estados Unidos de practicar exámenes genéticos entre sus empleados sin su permiso. Al menos uno de los trabajadores fue amenazado con el despido si no accedía a las pruebas. Y es que el miedo a esa discriminación, la otra cara del genoma humano, ya afecta a la opinión pública americana. Un 75 por ciento de 1.218 estadounidenses encuestados no desean que las compañías de seguros conozcan su código genético y un 84 por ciento pretende que el gobierno retenga esta información.

Pero la pregunta va más allá. Vamos a suponer que el Estado, a través de los hospitales, tiene acceso en el futuro a nuestro genoma personal. ¿Se imaginan? Además de estar fichados por el DNI, los bancos, las tarjetas de crédito y nuestras compañía aseguradoras el Gobierno sabrá a qué somos propenso y cuales son nuestras capacidades genéticas.

Una vez más la cara tiene su cruz y este indudable progreso del ser humano puede ser usado contra nosotros. Ya no sólo podremos ser discriminados por raza, sexo, nivel económico o religión, sino por el genoma.

Sin embargo la ciencia ha demostrado a través de los siglos que sus empirismos han sido superadas por la simple experiencia vital humana. De pronto un pintor loco, un poeta sifilítico, un científico impedido o un novelista canceroso asombraba al mundo con obras geniales. Quizás el genoma llegue a ser una foto casi perfecta, con chatarra incluida, de nuestro pasado y futuro. Quizás sirva a los poderosos para clasificarnos en directivos y siervos de la gleba. Pero lo que no van a conseguir quienes lo controlen es encerrar en un mapa el salto cualitativo e impredecible del espíritu humano.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.