Siempre hace buen tiempo

La bruma es azulada

Pintura de Francis Picabia

LA BRUMA ES AZULADA

La bruma es azulada, del color de diciembre,

como andar por la vida

donde los hombres tienen apariencia de sombras

sin saber dónde van entre los árboles.

Quizás también  un punto a veces encendido,

como un  fuego lejano casi siempre apagado.

 

En la bruma los besos sabor tienen a brea

a helada soledad

y también las palabras que dicen su querencia

cuando rozan lo eterno

a estopa saben, a cosa pasajera.

 

Todo palpita con un deje aterido

a incierta presentida muerte,

frágil vuelo de hoja que sabes va a caer

llevada por el viento,

 

porque azul es la bruma,

por eso transparente,

con la pura inocencia de un niño

tembloroso

que va buscando abrazos

y se bebe la vida en un vaso de niebla.

 

De esa bruma estoy hecho,

de nubes de silencio,

un borbotón de nada  que anhela

ser del todo, una ceguera lúcida

que no ve lo que siente.

Pedro Miguel Lamet

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.