El retrato. Imago hominis

Qué he pretendido con este libro

De nadie probablemente se han escrito tantos libros  en la historia como sobre Jesús de Nazaret. Pero en su mayoría son estudios de eruditos, vidas piadosas, libros de investigación y divulgación teológica. Es cierto que existen también numerosas novelas que le  presentan como figura de fondo: Desde Ben-Hur yQuo vadis a otros acercamientos más afortunados como Marco el romano o  Cartas a Nicodemo, entre otras muchas.

Pero en ninguna de estas numerosas obras había encontrado, como lector, expresado de forma narrativa lo que andaba buscando. ¿Cuál era el entorno real mostrado al vivo en que se movió Jesús? ¿Qué sintieron sus amigos y conocidos al encontrarse con él? ¿Cuáles fueron sus reacciones y motivaciones cotidianas? ¿Cómo eran físicamente y psíquicamente sus discípulos? ¿Qué condicionamientos culturales, políticos y económicos le rodearon? ¿Qué podía pensar de él un romano, un griego un hombre de la calle de su tiempo que lo observara desde fuera? ¿Cuáles fueron los motivos sociopolíticos por los que lo condenaron y ejecutaron? ¿Se enamoró? ¿Por qué se alejó de su madre? ¿Cómo comía, dormía,  caminaba? ¿Por qué se alejó de la gente después de su éxito popular con las masas? ¿Cuál era su mundo interior? ¿Qué es realmente lo más específico de su mensaje como para desafiar al paso del tiempo?

Es claro que muchas de las respuestas a estas preguntas están ya en los libros. Sobre todo en los estudios más recientes sobre el Jesús histórico, algunos de ellos no confesionales y en otros admirables estudios cristológicos.  Pero la mayoría son inasequibles y tediosos para el gran público. De aquí que se me ocurriera escribir una novela que acercara de forma amena y viva a la gente todos estos nuevos y viejos conocimientos. Aunque sin renunciar, desde luego, a la imagen que nos ofrecen de él los evangelios y la tradición cristiana.

El retrato relata la investigación de un tribuno romano, Suetonio, enviado por el emperador Tiberio a Palestina como espía, a raíz de los tremendos errores políticos del prefecto Poncio Pilato con los nacionalistas rebeldes zelotas y la población judía.  Como escritor, historiador y poeta, este enviado tiene muchas similitudes a un escéptico hombre de hoy inmerso en una sociedad plural y confusa, dominada por el imperio; también con no pocas semejanzas a nuestro globalizado mundo actual. Le acompañan, además de  Raquel, una esclava judía de la  que está enamorado, un culto filósofo griego, Aristeo, y un soldado violento, su lugarteniente Glauco. Durante su viaje iniciático, que transcurre pocos meses después de la crucifixión de Jesús, andará por los caminos del Maestro, se entrevistará con los personajes que le conocieron, se apasionará por encontrar su retrato perdido y las principales claves de su vida.

Todo ello me permite describir los paisajes, la geografía, la historia, los problemas culturales y económicos del entorno de Jesús, con bases documentales y arqueológicas.  Y sobre todo describir a sus discípulos, seguidores y amigos, desde Zaqueo a Pedro, pasando por María Magdalena, Andrés, Lázaro, Juan, Leví Alfeo,  Nicodemo, y la propia madre de Jesús, junto a otros muchos, entre los que no faltan sus enemigos y la anónima gente del pueblo.

Fruto de muchos años de meditación y estudio, he intentado abocetar un retrato de Jesús desde fuera y desde dentro, que pueda interesar tanto a creyentes como agnósticos, pero sobre todo que pueda leerse –así lo espero- casi como un trhiller. Eso sí, esforzándome en ser enteramente riguroso con los datos y fuentes que hasta ahora disponemos, sin ceder a muchas hipótesis esotéricas ni a las frecuentes invenciones de numerosos  y recientesbest-seller, a los que doy muy escaso valor.

Esto es lo que he pretendido para responder a un sueño incumplido. Lo he hecho con el cariño y cuidado que me merecen el personaje, para mí el más apasionante de la historia y de mi propia vida. Ahora es el lector el que tiene la palabra.

Contenido

Proemio. «Imago hominis»

  1. Tiberio
  2. Raquel
  3. Yeshua Bar Abbá
  4. Bonos el Esenio
  5. Andrés
  6. Marco
  7. Sara
  8. Leví Alfeo
  9. Absalón
  10. Zaqueo
  11. Lázaro
  12. Nicodemo
  13. Matatías
  14. Poncio Pilato
  15. Simón Pedro
  16. José de Arimatea
  17. Simón de Cirene
  18. María de Magdala
  19. Juan del Zebedeo
  20. María de Nazaret

Epílogo. Al que leyere

Apéndice. Historicidad y fuentes

Críticas, recensiones y comentarios

 

Comprar este libro online

El retrato
Imago hminis

Editorial: La esfera de los libros
Colección: Novela histórica
Páginas: 406
Cubierta: Cartoné
Precio: 21,00 Euros

Comprar